Carles Brugada

 – Notícies

Idiomes / Aparença

Código abierto en la sociedad actual

El software libre no es simplemente freeware, un programa por el que no tienes que pagar, es un software de código abierto, al que podemos acceder libremente.

¿Qué nos permite el código abierto?

A parte de poder utilizar el programa sin pagar, podemos acceder al código fuente.
Esto permite a los estudiantes o profesionales aprender de otros profesionales, viendo como desarrollan determinadas tareas.
Nos permite modificar la versión oficial y adaptarla a nuestras necesidades sin tener que dedicar los mismos recursos que si realizáramos el desarrollo desde cero.

¿Qué ventajas tiene?

A parte de poder modificar el programa y poder partir de una base para futuros desarrollos, el código libre nos da una estabilidad al ser desarrollado por una comunidad online, no una empresa.
Esto permite que se desarrolle más rápido por dos motivos:
  • Tiene más recursos personales.
  • Estos recursos son gente especialista en cada sector.
También es un programa de más calidad por varios motivos.
  • Al ser profesionales más especialistas en la materia en concreto de la que trata el software, tienen mejor comprensión del producto que están realizando, por lo que este funciona más eficientemente.
  • Al ser gratuito, el programa es probado por más usuarios, que encuentran los errores antes.

¿Puedo cobrar por una aplicación de código abierto?

Por el software libre no se puede cobrar, puesto que no eres el propietario del mismo. Tampoco puedes modificar la aplicación, cambiarle el nombre y cobrar por ella. Existen muchas limitaciones, según el tipo de Licencia en la que se acoja el programa.
Tampoco tendría sentido, puesto que las fuentes son públicas y podrías obtener la aplicación por otras vías, o incluso construírtela tu mismo.

¿Entonces cómo ganan dinero los profesionales con el software libre?

No se puede cobrar por el software, pero sí que puedes asociar servicios al mismo:
  • Puedes empaquetarlo y cobrar por distribuirlo.
  • Puedes realizar mantenimientos al hardware que requiera el software.
  • Puedes crear programas que dependan del mismo.
  • Puedes programar mejoras sobre el mismo y venderlas.
  • Puedes personalizar el software según las necesidades del cliente.
  • Puedes ofrecer un servicio para mantener el software del cliente al día e instalárselo directamente.
El abanico de posibilidades es muy extenso. Y la imaginación humana es casi infinita.
Lo que está claro es que todo el mundo ahorra dinero y tiempo con aplicaciones basadas en código abierto.
Carles Brugada
© 2011 - 2017